APSE_Assets_256x256px-13.png
APSE_Assets_768x768px-12.png

EL BANCO CENTRAL PODRÍA AMINORAR LA NECESIDAD DE PEDIRLE UN CRÉDITO AL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL.

¿Cómo puede ayudar el Banco Central?

 

Usando una parte de sus Reservas Internacionales para comprar bonos del Gobierno Central. No debe usar todas las Reservas en esto, sino solamente una parte. Nos apegamos a la recomendación que hace la Universidad Nacional: que el Banco Central use un máximo del 20% de sus Reservas en caso de emergencia.

Hay que tener claro que esto es una medida tipo “botón de emergencia” que solo se puede apretar una vez: usar una parte de las Reservas nos da oxígeno unos meses, pero el problema estructural de las finanzas públicas debe resolverse. 

 

Usar las reservas ayuda a no necesitar tanto un crédito externo, pero no resuelve el problema estructural de las finanzas públicas. Por eso pedimos ambas cosas a la vez, al mismo tiempo: 

 

a) Que el Banco Central use un máximo del 20% de sus Reservas, para no tener que pedir tanto dinero en préstamos al FMI. 

b) Que se combata el fraude fiscal y se garantice progresividad del sistema tributario para arreglar realmente el problema financiero y no tener que volver a pedir prestado en unos meses. 

 

El Banco Central dice que no deberían tocarse las Reservas, pero bien que si le dio ¢700 mil millones a la banca comercial el 03 de setiembre. ¿No era que no se podía? Si le dan recursos a la banca comercial para que lucre, pero no lo inyectan al Gobierno Central para aliviar su necesidad de crédito externo. Es un asunto ideológico. 

 

El Banco Central debe hacer su parte y la Asamblea Legislativa también.

APSE_Assets_256x256px-14.png
APSE_Assets_256x256px-21.png
APSE_Assets_256x256px-14.png
APSE_Assets_256x256px-16.png
APSE_Assets_256x256px-17.png
APSE_Assets_256x256px-18.png